Toolbar

TERAPIA VISUAL

La Terapia visual comportamental se ocupa del estudio funcional del sistema visual (la visión) y en consecuencia de la percepción. La Terapia visual fortalece la función de ver, interpretar, comprender y reaccionar.

La visión en su conjunto es -en gran parte- responsable de la comprensión lectora, de la habilidad de escribir, de la coordinación motora (incluida el habla) del individuo e incluso del equilibrio.

La terapia visual forma parte del entrenamiento de los deportistas de élite para lograr una perfecta coordinación visuo-motora

Una función del sistema visual (visión) ineficaz, en el caso de los niños se asocia a dificultades de aprendizaje (escritura y lectura) y en los adultos puede aparecer junto a problemas de coordinación y equilibrio; también puede estar relacionada con mareos, fatiga visual, dolores de cabeza, etc. donde un cambio de graduación puede no ser suficiente para corregir el problema.

Hemos escrito varios posts en la categoría de nuestro blog Terapia Visual sobre la capacidad de aprendizaje: en Alteraciones visuales y aprendizaje y en Terapia visual contra el fracaso escolar, explicamos más detalladamente la relación existente entre la salud visual y el rendimiento académico.

Y en el post Fatiga visual, síntomas y causas exponemos aclaraciones de lo que entra dentro de la normalidad y qué no.

Causas

EN NIÑOS:

Insuficiente o inexistente fase de gateo.

– Mantener durante mucho tiempo seguido y sin descanso actividades que exijan a los ojos converger de forma continuada. Utilizar dispositivos como tablets, teléfonos… a una distancia muy corta o leer y estudiar con una mala iluminación y sin pausas para mirar de lejos.

El cerebro destina un 80%
de su capacidad a la función visual

Poca actividad al aire libre que exija al niño una coordinación visual motora como correr, esquivar, chutar la pelota, coger un balón al aire, etc. Además de un continuo intercambio de mirada a cerca, media y larga distancia.

EN ADULTOS:

Fundamentalmente aparece como consecuencia del esfuerzo oculomotor del adulto por compensar la graduación con posturas (acercarse o alejarse demasiado) en vez de recurrir a la graduación por lentes. También se da por hábitos que no desarrollen una buena flexibilidad binocular; este podría ser el caso, por ejemplo, de estar todo el día en casa o trabajar en una mesa contra la pared, por mencionar algunos.

En Alcocer Óptico somos terapeutas visuales. Puedes llamarnos para informarte mejor o pedir cita en los teléfonos 961 548 783 y a 609 907 298

Sistema visual

El sistema visual en el ser humano lo compartimentamos en: la función binocular (ojos), la función cognitiva (cerebro) y la reacción motora (movimiento).

FUNCIÓN BINOCULAR

Nuestros ojos pueden estar sanos, e incluso, tener un 100 % de agudeza visual, y al mismo tiempo podemos presentar una disfunción binocular.

La visión binocular es la capacidad para dirigir la mirada hacia un objeto con precisión. Existe un problema binocular (no estrábico) cuando se mantiene la visión binocular pero con un esfuerzo superior al normal que además produce ciertas sintomatologías como mareos, fatigas demasiado tempranas, dificultad de concentración, etc.

Las alteraciones binoculares se clasifican en estrábicas y no estrábicas.
La no estrábicas pueden conllevar dificultades vergenciales y acomodativas. Las primeras tienen que ver con la excesiva o insuficiente convergencia (capacidad de juntar los ojos; necesaria para ver de cerca) y divergencia (capacidad de separar los ejes visuales; necesaria para la visión a media y lejana distancia) y la poca flexibilidad vergencial (capacidad para cambiar rápidamente al pasar de cerca a lejos o viceversa).
Los problemas acomodativos conllevan una insuficiente o excesiva capacidad del cristalino de enfocar a la distancia deseada, o de hacerlo con rapidez.

Cuando aparece una disfunción binocular los esfuerzos visuales como la lectura, el uso del ordenador o ver la televisión puede producir dolores de cabeza, agotamiento o dar lugar a un bajo rendimiento académico.

En nuestro centro, mediante la terapia visual optométrica enseñamos a los pacientes cómo funciona nuestro sistema binocular, y les entrenamos en el correcto uso de sus ojos.

A lo largo de nuestra experiencia de más de 20 años, la terapia visual ha demostrado ser un instrumento extraordinariamente efectivo en potenciar el sistema visual y mejorar la calidad de la visión y de todas las actividades diarias que están relacionadas con ella.

Esto permite conseguir un rendimiento y confort óptimos.

Especialmente recomendado para:

    Control del aumento de graduaciones (especialmente de la miopía).

    Mejora de la capacidad de enfoque.

    Mejora de la agudeza visual.

    Tratamiento de ambliopía.

Puesto que la función binocular normal nos permite ver en tres dimensiones, recomendamos la lectura de nuestro post Ver el mundo en tres dimensiones.

FUNCIÓN COGNITIVA

El sistema visual es el único sistema sensorial que contacta al sistema nervioso central con el medio ambiente en forma directa; de hecho la retina está considerada como parte del sistema nervioso.

Más del 80% de la información que recibimos (aprendizaje) es visual y el cerebro destina casi el mismo porcentaje a procesar la información visual. Tal es así que hay zonas en el cerebro específicas para la comprensión espacial (espacio y tiempo), los colores, cualquier objeto o incluso los rostros humanos, por enumerar algunos.

Por esto, cuanto mejor sea la información recibida (salud visual) más fácil será el aprendizaje y las habilidades cognitivas.

Además, puesto que la experiencia visual se construye en el cerebro y cada ojo emplea un hemisferio distinto, una correcta función binocular ayuda a madurar al sistema nervioso central y favorece la conexión entre los dos hemisferios, lo que se denomina cableado.

Si quieres saber más sobre la importancia de la función cognitiva lee nuestro post El Cerebro Feliz.

REACCIÓN MOTORA

El paso final de la terapia visual consiste en integrar el sistema cognitivo con el sistema motor.
Cuando ésto ocurre, conseguimos abarcar la actividad cerebral casi en su totalidad.
Es decir, se consigue la mejora el movimiento, la psicomotricidad fina (escritura), los reflejos (rapidez), el equilibrio, la orientación y la atención.
Este es el objetivo final de la terapia visual.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies